La maldición

Otra vez es medianoche, otra vez hay luna llena. El haz de luz entra por la ventana entreabierta y aporta algo de claridad a la habitación en penumbras. El hombre se pasea por el cuarto como un animal encerrado. Tiene el pelo revuelto, la camisa desprendida y está descalzo. Acaba de encender un cigarrillo y el humo parece apaciguar su ansia. Ahora ataca el vaso de whisky, lo carga, lo huele, y lo bebe a sorbos. Se acerca a la ventana, la abre por completo y observa la luna enorme, la noche, la oscuridad, acaso también su destino. Ahora ya no es él, es otro. Sus pensamientos, su moral, sus certidumbres lo abandonan hasta que su cuerpo ya no soporte el abandono. Ahora es Hyde, es Frankenstein, es Drácula, es una voz anónima, un grito de terror, un amante, un silencio, un murmullo, una palabra prohibida.
Una vez más la maldición lo atrapa. Sin más remedio, se sienta frente al teclado, y escribe.

Comentarios

  1. Brillante, Sandro.
    Esperaba otro final (el protagonista transformándose en hombre-lobo, je), y me sorprendiste, para bien, con ese escritor apareciendo allí.
    Me encantó.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan, la sorpresa es el arma preferida de la microficción, la vuelta y contravuelta de tuerca. Salirse de pista y derrapar, como un auto sin frenos. Gracias por leer y comentar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA EMPANADA

En legítima defensa

EL JUEGO DE LAS 10 REGLAS