Cupido

Dicen que aquella tarde el avezado explorador español creyó ver a Cupido, el dios del amor de la mitología griega, vivo en medio de la selva de aquel nuevo y extraño mundo tan repleto de exotismos, fue apenas un instante antes de que el pequeño niño indígena desnudo le incrustara una flecha en el pecho con su potente arco.

Comentarios

  1. Toma flecha, toma niño indígena, claro que sí.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA EMPANADA

En legítima defensa