Gregorio, el transformador

Gregorio, era un capo. Lo más. El loco podía transformarse en lo que fuera. Al principio, y como era el séptimo hijo varón, sólo podía transformarse en lobizón, y sólo lo viernes de luna llena. Pero después, como además a Gregorio le parecía genial transformarse se fue perfeccionando y logró convertirse en perro, en gato, en liebre, en yacaré, en carpincho, en iguana, incluso en una horrenda yarará. Cómo nos mataba de susto el loco. Pero eso sí a nosotros nunca nos hizo nada porque era un amigo re posta. Iba con nosotros a todas partes, un genio total. Y de vez en cuando, para matarnos del susto nomás, se transformaba en uno de nosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA EMPANADA

En legítima defensa

EL JUEGO DE LAS 10 REGLAS