Mates fríos

Todas las madrugadas el fantasma de su mujer lo visita. Se sienta al borde de la cama y con una sumisa sonrisa le ceba mates gélidos, que hielan la carne y los huesos derruidos del anciano hasta el amanecer. Al Viejo Vizcacha no le queda más que aceptar con resignación su castigo.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA EMPANADA

En legítima defensa