Cocinero japonés

La templanza y disciplina del cocinero japonés que corta velozmente una zanahoria en pequeñas rodajas de igual tamaño. Aunque por un instante pierde el control de su propia fuerza y rebana uno de sus dedos no se detiene, ni siquiera pestañea. Continúa y rebana sus dedos, luego, su mano, su brazo, su omóplato, sus costillas, el esternón, el cuello, la cabeza y las piernas hasta que sobre la mesa sólo queda un montón de pequeños trozos de carne, y un cuchillo apenas salpicado por unos hilitos de sangre.

Comentarios

  1. Se hace un harakiri como quien hace un sofrito.
    Vivan los programas de cocina!!!

    ResponderEliminar
  2. Digo, no me parece intencional, de ser así pudo haber saltado dentro de una licuadora de cemento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA EMPANADA

En legítima defensa