Del amigo que no llega

_ No llega muchachos_. Decía con cara de preocupación el gringo Dominguez.
_ ¿Están seguros de que era hoy?_ pregunté.
_ Sí. es hoy. De eso no hay duda_ Me respondió el chino Sosa que era el que siempre tenía la posta.
_ ¿Le habrá pasado algo?_ insistió el gringo.
_ Otra vez nos dejó en bolas_ sentenció el chino.
_ Habrá que ir a buscarlo_ propuse.
No le entendí pero sé que el chino puteó por lo bajo, y de mala cara se sentó frente al volante. Así, una vez más, los tres nos subimos al auto y viajamos al pasado, en busca de Marty McFly.

©Sandro Centurión



También me podés leer en Facebook, Google+ y Twiter

Comentarios

  1. Aplausos miles!! No me caben dudas de tu genialidad. Me encantó!! gracias por compartir tus escritos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA EMPANADA

En legítima defensa